Heroica victoria en Burgos

Redacción
SEGUNDA RFEF

|


 MG 0053


BURGOS CF PROMESAS: Óscar, Dani Burgos (Sahuquillo, 76), Iván, Puertas, Marcos Gil

(Pineda, 62), Barahona, Gabri, Nacho Heras, Conejo, Pol Bassa (Pescador, 82) y Sergio Esteban.

CD LAREDO: David Puras, Rasines, Goñi, Luis Pareja, Jesús Puras (Pablo García, 82), Felipe

(Nico, 46), Andrés, David Sanz (Argos, 46), Ibarrondo (Vinatea, 46), Iago Beceiro (Borja Ares, 89)

y Riki.


Partido correspondiente a la décima segunda jornada del campeonato de Liga en el Grupo 2 de 2ª

RFEF, disputado en la Ciudad Deportiva de Castañares, en Burgos.


Dirigió el encuentro el árbitro gallego Alfonso Alcalá Rey. Mostró tarjetas amarillas a Marcos Gil y

Puertas por parte local, y a Ibarrondo, Felipe, David Puras, Argos, Jesús Puras y Riki, y dos a

Rasines, siendo expulsado (92'), por parte visitante.


GOLES:

1-0, min.1: Sergio Esteban

1-1, min.13: Andrés

1-2, min.92: Rasines


El CD Laredo sumó este sábado en las instalaciones de la Ciudad Deportiva de Castañares una

importantísima victoria, derrotando por 1-2 al Burgos CF Promesas tras encajar en el segundo

minuto de juego, igualando al cuarto de hora, deteniendo un penalti en contra y anotando el gol de

la victoria en tiempo de prolongación. Un triunfo de los que se saborean durante toda la semana y

que corta de manera radical la ausencia de victorias pejinas en las cinco jornadas anteriores.


El partido comenzó de la peor manera posible, ya que cuando se llevaba disputado poco más de un

minuto el Promesas botaba un saque de esquina y tras dos rechaces la cazaba Sergio Esteban en el

punto de penalti fusilando a Puras para inaugurar el luminoso. Un marcador inicial que podía haber

hecho mella en el ánimo de los jugadores rojillos, pero no. Y es que tras una serie de partidos donde

el marcador final no hizo justicia con lo ofrecido por el Laredo sobre el terreno de juego y

encajando en las jornadas anteriores cuatro derrotas consecutivas, el empate conseguido la semana

pasada ante el Arenas (“Debe ser el punto de arranque”, Chiri dixit) parecía haber espoleado el

ánimo de una plantilla que en ningún momento bajó los brazos, que lo intentó cada fin de semana, y

que siempre creyó en sí misma. Decía el militar, estadista y emperador francés Napoleón Bonaparte

que “la victoria pertenece al más perseverante”, y que bien pudiera aplicarse a la trayectoria del

Charles y más concretamente en este partido.


Con el 4-3-3 que había planteado Chiri de inicio y tras el gol, el Laredo fue tomando las riendas del

encuentro, controlando el centro del campo y acercándose con peligro a la portería rival. En el 9' un

disparo de Riki se iba fuera.


Poco antes de cumplirse el primer cuarto de hora Iago beceiro se giraba para enviar un buen centro

por la banda a Rasines, que cerca del córner la metía en el área y tras despeje de la defensa el cuero

le llegaba a Andrés, que recortaba y con un toque sutil la picaba hacia arriba para batir por alto al

portero local. Segundo gol del campeonato para el de Isla.


Con el juego equilibrado y sin ocasiones claras por ambas partes, pero con acercamientos peligrosos

y con mucha pelea en el centro del campo, se llegaba a la media hora de partido, cuando Nacho

Heras se adentraba en carrera en el área laredana y Felipe despejaba por línea de fondo derribando

al atacante, señalando el colegiado el punto de penalti. El propio delantero madrileño se encargó del

lanzamiento, pensando en convertir su séptimo gol del campeonato, pero un sensacional David

Puras, recordando el partido de la pasada temporada en La Florida, adivinó sus intenciones y con

una intervención magistral, estirándose a su izquierda, despejaba el balón manteniendo la igualada.

Poco después volvería a intervenir con acierto, despejando una peligrosa falta lateral ejecutada por

Barahona.


Y en el 36' llegaría una gran oportunidad para el Charles, tras una buena combinación entre Iago y

Riki, con centro de este último, que Ibarrondo tocaba lo justo para dejársela a Andrés que desde el

punto de penalti no acertaba con el remate en buena posición, llegándose al descanso con empate 1-

1.


Si Chiri comentaba antes del encuentro que sólo pensaba en los tres puntos, demostró en el

descanso que no era la típica frase de una previa, corroborándolo con tres cambios netamente

ofensivos, dando entrada al inicio del segundo periodo a Vinatea, Iván Argos y Nico Santos, que

sustituían a Ibarrondo y a los centrocampistas Felipe y David Sanz.


En los veinte primeros minutos de juego, igualados y con mucho ritmo, no se generaron ocasiones

claras en ninguna de las áreas, pero la lucha no cesaba en ninguna zona del campo y se producían

llegadas que llevaban la preocupación a ambos lados.


En el 65' volvía a acertar David Puras, despejando por línea de fondo un disparo seco y raso de

Marcos Gil a la base del poste. En el 78' dispuso el Burgos Promesas de su mejor oportunidad, con

un balón en largo a Nacho Heras que se quedaba solo ante Puras, llegando veloz y providencial

Goñi para desbaratar la ocasión. Y es que la defensa rojilla rayó a gran altura, desesperando al

goleador local.


Dos minutos después la ocasión la tenía el Laredo, yéndose Riki de cuatro rivales a trompicones y

sacándose un disparo que no entró por muy poco por el segundo palo, estando a punto de llegar

Vinatea para empujarla.


Los de la Costa Esmeralda no cejaban en su empeño, lo intentaban por todos los medios y dos

minutos después Nico botaba un falta que tras rechace le llegaba al recién incorporado Borja Ares,

sacando un defensor su remate con el guardameta ya batido.


Pero como en cada partido, la plantilla del Charles no dejó de creer hasta el último instante: Minuto

92'. Falta peligrosa a favor del Burgos Promesas. Mal sacada, Resines intercepta el cuero y lanza la

contra entregando a Vinatea, que la juega a la izquierda para Riki, que asiste a Rasines para que el

lateral derecho bata con la izquierda por bajo al portero en su salida. Era el 1-2. Era el gol de la

victoria. Júbilo desbordado entre los jugadores sobre el terreno de juego, en el banquillo, entre los

fieles aficionados que se desplazaron a Burgos y entre los seguidores que lo vieron a través de

Footters o escuchándolo por la radio (Asón FM/Radio Fútbol). Rasines ni se lo pensó y fue a

celebrarlo a la banda con los aficionados, siendo expulsado al ver por ese motivo su segunda tarjeta

amarilla.


Por fin. Gran tarde de fútbol en la que hoy sí, acompañó el resultado. De esos partidos que quedan

en la memoria de los aficionados. Gran victoria en el mejor momento. Enhorabuena, chicos.

El CD Laredo disputará su próximo partido el sábado 27 en San Lorenzo (18:00) recibiendo al

Racing Rioja.