Sufrida y trabajada victoria del Laredo

Redacción
SEGUNDA RFEF

|

WhatsApp Image 2022 09 11 at 19.45.57 (1)


CD LAREDO: David Puras, Diego Marta, Ander (Sebas, 90), Pareja, Jesús Puras, Álvaro (Naveira, 62),

Felipe, Andrés, Rozas (Oli, 79), Cañizo (Irazu, 90) y Nates (Sanmi, 62).


CD ZAMORA: Iricíbar, Silva, Javi Barrio (Luismi, 86), Duro, Nahuel, Theo, Dani Hernández (Altube, 61),

Sancho (Manu Viana, 61), Caballé (Álex Ares, 79), Pau Miguélez (El Haddadi, 61) y Pana.


Partido correspondiente a la segunda jornada en el Grupo 1 de 2ª Federación, disputado en el campo de San Pedro en Castillo, de superficie artificial, en tarde soleada y muy calurosa, con asistencia de unos 700

espectadores.


Dirigió el encuentro el árbitro asturiano Sergio Álvarez Ordóñez. Mostró tarjeta amarilla a Javi Barrio y

roja directa a Pana (50’) por parte local, y a Ander, Felipe y Jesús Puras por parte visitante.


GOLES:

1-0, min.44: Rozas


“Esa pizquita de suerte”

El CD Laredo sumó en la calurosa tarde dominical su segunda victoria consecutiva, dos de dos, derrotando

al Zamora CF por 1-0 con gol de Diego Rozas en el minuto 44. Un triunfo ante un gran rival en un partido

donde hubo de todo: buen juego, emoción, muchas ocasiones, gol, expulsión y emoción, mucha emoción

hasta el pitido final. Chiri, el entrenador del Charles, lo resumía de esta manera a la conclusión del

encuentro: “Un partido muy difícil; ellos son un equipazo, lo han demostrado y hemos tenido esa pizquita

de suerte que hay que tener para ganar esta clase de partidos y todos muy contentos”.


El Charles llegaba al partido con la confianza que le había dado la primera victoria en Langreo, dispuesto a

demostrar que aquello no era flor de un día y que podía plantarle cara a todo un Zamora, equipo recién

descendido de 1ª RFEF, con una plantilla de gran calidad, y que llegaba a Castillo dispuesto a demostrar

por qué es uno de los favoritos al ascenso.


Chiri planteó un once inicial con un cambio respecto al presentado en Langreo una semana antes, entrando

Andrés Carral en detrimento de Sanmi. En el tramo final del partido debutó con el Charles el tolosano Igor

Irazu.


Los castellanoleoneses se hicieron con el mando desde los primero minutos, con buenas y rápidas

combinaciones que ponían en apuros a la zaga y portería pejinas. A los cinco minutos Pau Miguélez, el

nojeño que llegó apoyado por una buena cantidad de seguidores de la localidad cántabra, disparaba desde el vértice del área pequeña despejando David Puras a córner. Dos minutos después Theo remataba a bocajarro luciéndose nuevamente el portero solariego. En el 13’ la volvía a tener el Zamora con un remate de Pana en el área pequeña que se iba por alto.


A partir de ahí se fue estirando el Laredo, sacudiéndose el vendaval de juego visitante, y comenzaba a

llegar con cierto peligro al área zamorana. Centro por alto de Rozas al área, pero Cañizo y Nates se

estorbaban en el remate. Cumpliéndose el primer cuarto de hora disponía el cuadro rojillo de una gran

ocasión cuando Álvaro asistía a David Nates para encarar solo al portero, pero Iricíbar lograba despejar el

esférico en el mano a mano. Todavía en el 17’ un disparo duro, seco y con mucho peligro de Pana lo detenía con apuros David en dos tiempos.


Se llegaba al minuto 20 de partido con un Zamora dominador, imprimiendo mucha velocidad a la

circulación de balón, con pases precisos y ocasiones de gol, aunque la más clara hasta el momento había

sido para Nates. Tras los sustos iniciales el Charles se había ido asentando y lograba que el buen juego rival no se tradujera en oportunidades de gol, llegando la siguiente ya en el minuto 38, con un centro al segundo palo desde la derecha del ataque zamorano que cortaba providencialmente Ander, con Puras ya

sobrepasado, evitando el remate de Pana en boca de gol.


Y en esas estaba el partido cuando se llegó al tramo final del primer periodo, cumpliéndose una de las

máximas del fútbol de que cuando un equipo perdona … lo paga. Dos zarpazos de Diego Rozas y se inclinó

la balanza. En el 42’, tras robo en el centro del campo, Rozas se iba solo con todo a su favor para encarar a

Iricíbar, derribándolo el exracinguista Javi Barrio, que vio la cartulina amarilla con petición de roja por

parte de la afición laredana. “Para mí no es tarjeta roja”, reconocería Chiri. Pero dos minutos después, en

el 44’, en jugada similar, el Charles lograba robar en la salida de balón visitante y Cañizo asistía a Rozas

para encarar de nuevo al guardameta, logrando esta vez batirlo por bajo para adelantar al Charles en el

marcador justo antes del descanso ante la alegría desbordada de la afición rojilla.


Comenzó la segunda mitad con el Zamora yendo a por el empate, pero a los cinco minutos de la

reanudación, en un saque de esquina, Álvarez Ordóñez expulsaba con roja directa al delantero Pana por

“golpear con el uso de fuerza excesiva a un contrario mediante el brazo en la cara, estando el balón en

juego pero no en disputa” según indicaba el acta arbitral. Felipe quedó tendido en el suelo recuperándose

poco después.


El gol y la expulsión hicieron mucho daño al Zamora, que ya no encontró los huecos ni la profundidad en

ataque de la primera mitad, mostrándose más incisivo el Laredo.


Un peligroso centro de Nates en el área viendo a dos compañeros entrar al remate en el segundo palo lo

atajaba el portero. En el 73’ estuvo a punto de igualar el Zamora, con una falta lejana y frontal ejecutada

por Manu Viana que se estrelló en el travesaño rebotando sobre la línea, lo que dio lugar a una contra del

Laredo que finalizaba con un remate de Naveira que detenía Iricíbar in extremis. Un minuto después lo

intentó Rozas desde el borde del área buscando colocarla cerca del palo, pero le salió demasiado flojo

blocando fácil el guardameta. Y lo volvía a intentar el de Cicero poco después, con despeje del portero que

le llegaba a Sanmi, pero su remate lo interceptaba de nuevo Iricíbar.


El Laredo había tenido sus minutos y sus oportunidades para sentenciar y en el tramo final el Zamora se fue arriba en busca de la igualada, propiciando un final de duelo emocionante, pero sin lograr generar ocasiones claras ante la buena labor del entramado defensivo laredano, que supo jugar con oficio para llegar al 95’ sin que se alterara el marcador para sellar una trabajadísima victoria ante un gran equipo que seguro estará luchando por los puestos altos de la clasificación.


Dos de dos para el Charles en un extraordinario inicio de campeonato que le permite estar situado como

colíder. “Están trabajando como animales. Los chavales se vacían. El trabajo y la implicación es total”,

comentaba Chiri tras el encuentro.


El CD Laredo disputará su próximo partido, correspondiente a la tercera jornada, el domingo 18 a las 18:00

horas visitando al CD Guijuelo, también colíder, en el municipal de la localidad salmantina.